miércoles, 16 de abril de 2014

EN UN LUGAR DE LA MANCHA.......ALMONACID DE TOLEDO





En mi ruta por La Mancha, me encantó ver este castillo, el Castillo de Almonacid , pero volvemos a encontrarnos con un edificio fruto del abandono total de gran parte del Patrimonio Histórico de nuestro país. El Castillo se encuentra en ruina progresiva, han desaparecido sus sillares mas importantes lo cual deja a los muros sin su principal sustentación. Como curiosidad, el Ayuntamiento, que es titular del Castillo, ha puesto en venta por el Ayuntamiento al precio de un céntimo, con la condición de que el comprador se comprometa a restaurarlo por completo, cosa que a día de hoy se ve poco factible y que deja al Castillo abandonado a su suerte.

La primera referencia documental que hace referencia a este castillo es de origen musulmán donde se construye una primitiva Alcazaba en el siglo IX, cuando servía de punto de vigilancia de un antiguo camino a La Mancha a Andalucía. La posición estratégica del Castillo será la principal protagonista durante toda su historia útil, en sus alrededores se librarían batallas hasta incluso el siglo XIX. Se dice que fue El Cid Campeador quien llegó a conquistar el castillo que pasó a ser conocido como Almena del Cid durante muchos años, aún que lo mas probable es que el mítico Rodrigo Diaz de Vivar únicamente descansara en el Castillo con sus tropas.

Su orígen es pués Islámico, formando parte de las fortalezas que protegían Toledo. Tras la Reconquista de Toledo, en el siglo XI,  pasa de Alfonso VI como parte de la dote de Zaida, su esposa e hija del rey moro de Toledo. Posteriormente formara parte de una donación de  Alfonso VI a la Catedral de Toledo, siendo reformado en el siglo XIV por mandato del Arzobispo Tenorio (que también manda construir el cercano Castillo de San Servando). Fue entonces utilizado como prisión para nobles, como por ejemplo  Don Alfonso, Conde de Gijón y Noreña e hijo bastardo de Enrique II.


Su decadencia comienza en el siglo XVIII, pasando a manos de los Condes de Mora. En el año 1809 tuvo lugar su última actividad guerrera, al servir de refugio a las tropas del General Venegas en la lucha contra los franceses en la Batalla de Almonacid, pese a que fue finalmente conquistado por las tropas francesas, que toman y destruyen parte de la fortaleza, quedando abandonada y expuesta al saqueo hasta nuestros días.


Es una pena, acercarte a este pueblo, ver esta maravilla, y que no se haga nada por rehabilitarlo. Es historia, y es triste , que la perdamos.