jueves, 6 de febrero de 2014

ENTENDER Y ESCUCHAR A LOS HIJOS





      Que difícil es tratar este tema. Cuando yo fuí adolescente,  y ya hace unos añitos, había muchos momentos que pensaba que mis padres no me entendían, sobre todo mi madre, que la pobre era la que tenía que estar mas tiempo con nosotros , y por tanto, muchas veces tenía que hacer ese papel de " mala ". Pero realmente no es un papel de mala, sino intentaba que sus hijos fueran por el camino correcto, y es de agradecer. Con el paso del tiempo, y sobre todo, cuando eres tu ahora , padre o madre, te das cuenta de cuanta razón tenían, y porque tanta veces estaban encima nuestros indicándonos que hacer o no hacer.

       Es verdad que los padres tienen un papel un poco complicado, porque tienen que guiar a sus hijos y muchas veces ellos no les hacen caso, porque consideran que los padres van en su contra y no les entienden. Pero también hoy en día, hay muchos adolescentes, que sienten la necesidad de tener un buen consejo o una guía, sobre todo, para superar una situación complicada para ellos, que muchísimas veces les afecta a la autoestima, sus valores o la confianza en sí mismos, y por tanto, es necesario la comunicación con los padres.

      Yo personalmente, tuve mucha comunicación con mis padres, y se lo agradezco, porque tal y como soy hoy en día es gracias a ellos y a sus consejos, y sobre todo a la educación que me han dado, pero también es verdad , que a lo largo de nuestra niñez y adolescencia, te hace pensar que tus padres no te entienden , porque no te dejan llegar a la hora que tu quieres y a algunos de tus amigos si, porque no te dejan ir  a determinados sitios  y a tu amiga si, etc... pero cuando vas acumulando años , te das cuenta que todo lo han hecho por tu bien,  y que es importante poner límites a nuestros hijos, pero también a veces, que nos hayan dado ganas de " Vender a  mamá", aunque suene un poco duro. Algunos piensan que las madres o padres de otros amigos molan mucho, porque les dejan ir a todos los lados, les dejan hacer todo lo que quieren, etc...

      Es muy importante tener COMUNICACIÓN  con los hijos, saber realmente lo que les pasa , que les entendamos , una comunicación sana en un puente que nos permite acercarnos a ellos, para poder conocer sus pensamientos y sentimientos en cada etapa de su vida. Debemos escuchar en vez de hablar, no reaccionar rápidamente con nuestros comentarios y no dejarles que se expresen, sino hacerle preguntas como ¿ qué pasó? ¿Que te dijo? Y así les ayudaremos a ir resolviendo sus problemas mientras nos están respondiendo, y claro, lógicamente, escucharles con muchísima atención, que se sientan que son importantes.

        Muchas veces se sientes incómodos o no se atreven a expresar lo que sienten , por eso, hay que poner mucha atención e intentar entender lo que nos quieren decir. Hay que dejarles hablar sin interrupciones, y cuando sea el turno de papi o mami expresar nuestra opinión.

       Debemos intentar no ser bruscos al expresar nuestras reacciones ya que son susceptibles a los gestos que hacemos y nuestra propia voz. Si les amenazamos o nos aceleramos lo único que provocaremos es que ellos corten la comunicación lo antes posible y seguro que no van a intentar contarnos nada más , porque no les damos la confianza necesaria, y si conseguimos esa confianza y les razonamos nuestras decisiones, pueden llegar a entender que tenemos razón.


       Hay una psicóloga infantil , Dra. Patricia Sarcos, que considera que "nuestros hijos son pequeños trozos de arcilla virgen de los cuales podemos moldear figuras maravillosas", y para ello tenemos que hacerlo con mucho amor, respeto y responsabilidad , porque sino el molde se rompe.

TODOS HEMOS SIDO NIÑOS Y ADOLESCENTES Y NUNCA SE NOS TIENE QUE OLVIDAR.
        


SE VENDE MAMÁ




Editorial SM
Premio Barco de Vapor 2009.
Care Santos. caresantos.com
Andrés Guerrero.



Cuando ví este libro en la librería , no pude hacer otra cosa que comprármelo, me llamo tanto la atención, que decidí leerlo. Este libro plasma, de una forma muy original, lo que algunos niños pueden llegar a pensar de sus padres, y me parece muy interesante leerlo, porque podemos aprender de él. Yo lo he leído , pero ahora que tengo 38 años, y mi hija tiene 8 años, y con un hermanito pequeño, me gustaría leerlo con ella para ver su reacción, ya que en algunos momentos se puede sentir identificada con el protagonista.

No se cual sería mi reacción si mi hija escribiera en un papel un anuncio como este , para luego publicarlo en internet.:






Pero, claro, se da cuenta, que así no vende a su madre, y claro habría que hacer unas pequeñas modificaciones para que se pueda vender:





Este libro es muy interesante, y nos cuenta la historia de un niño llamado Óscar, que quiere vender a su madre, porque está un poco harto de ella. Para ello utiliza la ayuda de su amiga Nora, cuyos padres les gustaría tener a  Óscar, porque a Nora la dejan hacer lo que quiere. En este libro se plantean muchas cuestiones que las mamas se sentirán muy identificadas, y los hijos también. En el libro surgen muchas preguntas por Óscar, como, ¿ A quién quieres mas a mi hermano o a mi? Y su madre le dice "Igual" , pero Óscar no lo ve justo, porque el ayuda a poner la mesa, compra el pan, deja su ropa en el cesto, y su hermano no hace nada de nada, nunca, solo dormir en su cuna todo el día. O cuando Óscar analiza las respuestas de su madre, cuando dice " Y punto " , Óscar ya sabe que cuando su madre dice esta frase  se vuelve sorda, ya no escucha nada. La madre de Óscar es propietaria de la librería " El librodrilo" , y para Óscar su madre esta obsesionada con que todo el mundo lea, sobre todo él, pero a él no le parece eso nada normal, porque su papá es director de un banco y no se pasa el día diciéndole que tiene que ahorrar.










Estas y muchas cosas mas las descubriréis si os leéis este libro , y seguro que en determinados momento se os pondrá una sonrisa en vuestras caras.



Pero como no, si algún papá siente envidia por este libro, aunque yo no lo he leído todavía personalmente, pero se ha publicado también " Se vende papá", y seguro que es igual de divertido.