martes, 6 de mayo de 2014

PINTURA Y LOS NIÑOS.







A través de la pintura los niños descubren a un mundo lleno de colores, formas, trazos e imaginación, simbolizan sentimientos y experiencias. La pintura estimula la comunicación, la creatividad, la sensibilidad y aumenta la capacidad de concentración y expresión de los niños. La pintura como cualquier otro tipo de actividad es un aprendizaje que se puede enseñar a través del ejemplo.
Si el niño está acostumbrado a ver a su papá o a su mamá pintando, seguramente se sentirá atraído por los pinceles, por las pinturas, lápices, colores, formas, etc. Jamás debemos olvidarnos que los niños aprenden todo por imitación. Despertado el interés, ahora solo queda a los padres motivarlos y orientarlos en todo lo que sea posible.
En mi casa, la pintura está muy presente , a mis peques les encanta pintar, y además tienen a su abuela Isabel que pinta genial, así que mejor que desarrollar nuestra creatividad que pintando esta semana su cole. Ha sido una experiencia impresionante, ya no sólo por el simple hecho de pintar, sino que además de fomentar la creatividad, la concentración se siente parte importante de su colegio, ya que cada vez que salen al patio, o van al comedor , o a la huerta, ven que las paredes de su colegio son parte de ellos. Se realizó durante la semana cultural, pero para que los papas que están trabajando , tuvieran la  oportunidad de pintar ayudando a sus  peques , junto con los profes del cole, se hizo una quedada un sábado por la mañana para llenar de colorido nuestro colegio, y luego comimos todos juntos una fabulosa paella.










Cómo motivar a los niños

La pintura no define la edad. A partir del momento que el bebé consigue sujetar un objeto en la mano, podrá empezar a hacer garabatos, dibujar y pintar. Es uno de los ejercicios más gratificantes para el pequeño y sus padres. La pintura es una actividad que, como muchas, debe desarrollarse siempre bajo la vigilancia de un adulto, principalmente cuando la hace un niño muy pequeño. Nunca se sabe lo que se les puede ocurrir hacer con un pincel, un bote de pintura o un lápiz.
Existen muchas maneras de llevar al niño por el camino de la pintura. Una de las alternativas son los libros especialmente preparados para pintar. En ellos encontrarás una infinidad de dibujos de flores, muñecos, animales, etc., para que los niños los coloreen, incluyendo pintura y pincel. También hay libros que incluyen espumas para que los niños aprendan nuevas técnicas, y otros incluso contienenpinturas apropiadas para que los niñospinten con sus propios dedos y manos.
A partir de los 5 o 6 años, los niños ya querrán crear, de una forma más libre y personal. Es el momento ideal para comprarles materiales más variados y disponerlos en una bolsa o cajita, estableciendo así su propio material para pintura, y creando un ambiente más artístico. Prueba utilizar diferentes materiales en la pintura de tu hijo. Desde una hoja de papel hasta tejidos y lienzos. Ten mucho cuidado para no limitar su creatividad. El cielo no siempre tiene que ser azul. Déjale que vea las cosas como él quiera.
La pintura es arte, y como tal, no debe ser una actividad repetidora ni condicionada a viejos patrones. Los cursos de pintura infantil también son recomendables; en ellos los niños pueden aprender a utilizar diferentes materiales y distintas técnicas. Otra forma de motivar a los niños a la pintura es llevarles a visitar exposiciones de diferentes pintores. Para los más pequeños, hay museos que ofrecen visitas guiadas especialmente para niños, además de talleres y juegos.
Muchos padres creen que los museos no son lugares especialmente apropiados para los niños ya que pueden molestar a los demás. Sin embargo, a la primera visita que hacen con sus hijos a un museo, muchos padres se sorprenden con el comportamiento de los hijos. Los niños imitan. Y se ven que allí todos buscan hacer silencio, él también lo hará. Mi hijo personalmente ha ido este año con 4 añitos al Museo del Prado , y la verdad que es sorprendente lo que puede llegar a percibir los niños de los cuadros.











En resumen, la pintura es beneficiosa para los niños porque: 

1- Ayuda en el desarrollo de su individualidad y de su autoestima
2- Fomenta una personalidad creativa e inventiva
3- Desarrolla habilidades para resolución de problemas. 
4- Organiza sus ideas. 
5- Estimula su comunicación. La hace más efectiva. 
6- Favorece la expresión, la percepción, y la organización. 
7- Desbloquea la creatividad. 
8- Favorece la expresión de los sentimientos
9- Serena y tranquiliza.