martes, 29 de abril de 2014

LOS COLORES SÍ IMPORTAN EN LA COMIDA.






Colores que abren el apetito y los que quitan las ganas de comer.


El rojo es uno de los colores más intensos . Todo cobra más energía cuando es de color rojo, el cual eleva el ritmo respiratorio, aumenta la presión arterial y estimula nuestro apetito. Por eso mismo, es un tono que muchos chefs utilizan para preparar platillos en los restaurantes.
El naranja es un color cálido y acogedor que se asocia a los cítricos y por lo tanto a la vida sana. Aumenta el suministro de oxígeno al cerebro, estimula la actividad mental y también abre el apetito. Puede ser un color excelente para usar estratégicamente en la decoración de la cocina.
El azul es un color que proporciona tranquilidad y calma. Sin embargo, rara vez aparece como colorante natural de los alimentos y por ello es supresor del apetito. Muchos expertos recomiendan instalar una luz azul en el refrigerador cuando estamos a dieta para reducir nuestros impulsos de comer. Para disminuir la cantidad de comidas que ingerimos, usa platos de colores oscuros.
El amarillo es un gran captador de atención, un color que da felicidad, alegría y estimula los deseos de comer.
El verde es el color de la naturaleza y la vida sana. Los alimentos de este color generalmente son sanos y por ello bienvenidos en nuestros platos.
El color gris no solo nos quita el hambre sino que también nos hace tener disgusto hacia la comida. Si bien es un tono que da calma, inhibe el apetito.
El turquesa es un color vívido capaz de abrir el apetito. La combinación del turquesa con naranja también es una tonalidad atractiva para el estómago.

Los colores dan vida a un plato. Rojos, amarillos , azules, verdes, anaranjado,.... Esta combinación es la clave para llevar una vida sana, pues ¿ por qué no poner colores en nuestra vida? 
Un menú colorido es un factor que favorece la aceptación de los platos, ya que en muchos casos, se cumple el dicho de que " la comida entra por los ojos".



NUESTRO MENÚ DE HOY.



Así que hoy he decidido comer colorido y saludable.

Empezamos con el color verde, y pensamos en los espárragos buenísimos y camperos que  la abuela Isabel nos había traido de la Sierra de Madrid. 










Hicimos una ensaladita con diferentes colores , verde de la lechuga y el pepino, amarillo del maiz, y rojo de los tomates que tanto les gusta a mis peques. Podemos hacer un pececito de colores que les encanta.












A mis peques les apetecía hamburguesas , así que pensé , que mejor que preparar unas hamburguesas de colores. Así que nos preparamos para salir a POLLERIAS VELASCO, para que Alberto nos preparara unas hamburguesas chiquitinas de colores ,  y unas patatitas deluxe especiales. Madre mía, se nos hace la boca agua ya solo de pensarlo.

















Y de postre, el rojo intenso de las fresas .















Ha disfrutar de la comida, y ponerle color a la vida.

Ali.






























Todo listo para comer.