jueves, 18 de septiembre de 2014

VAMOS A CAZAR UN OSO. ME VOY DE SAFARI.




A. Michael ROSEN
I. Helen OXENBURY
T. Verónica URIBE
E. Ekaré, 2005 (Sexta edición)

Como expliqué en mi anterior post, me voy de safari. Aunque en este caso es de Safari fotográfico con niños, pero esta palabra me ha hecho recordar un libro que no debe faltar en nuestra biblioteca de casa. 

Vamos a cazar un oso es un libro ideal para contar en el aula o en familia. Es un libro que me encanta leerlo con mis hijos, porque les encanta ir repitiendo conmigo cada uno de los sonidos y gestos que hacen que con este libro nos divirtamos.  Es un libro que propone juego desde un principio y es muy entrañable leerlo con ellos.




Vamos a cazar un oso, un oso grande y peligroso. ¿Quién teme al oso? ¡Nadie! Aquí no hay ningún miedoso.

La familia camina que te camina, sin temor alguno, como un día de domingo, en dirección a donde el oso anda escondido atravesando un pasto (suish, suash), un profundo río (glo, glo, glorogló), barro espeso y pegajoso (plochi, plochi), un bosque verde (túpiti, túpiti), una tormenta de viento y nieve (suuu, fuuu, juuu) y todo lo que queramos atravesar hasta llegar a la cueva, una oscura o profunda cueva. ¿Y qué hay en la cueva? El oso, evidentemente.Un oso que corre tras la familia mientras esta recorre el camino hecho en sentido inverso para meterse en casa a que se les pase el susto.La contra guarda nos deja a un oso solitario, paseando por la orilla de la playa del principio con un aire de tristeza. Quizá solo quería jugar.



El texto posee un ritmo fácil de cantar y nos deja mucha libertad para meter y quitar elementos. Las ilustraciones poseen pequeños detalles que le van dando pinceladas de aventura, riesgo y humor a la historia. Un cuento para contar en familia o grupo con gestos y, sobre todo, con sonidos. Un libro divertido en formato grande y manejable, para poder enseñar a un grupo con comodidad y que nos sirva de guión en la narración.

Alicia.