jueves, 15 de mayo de 2014

MADRID MAS CHULAPA QUE NUNCA. FIESTA DE SAN ISIDRO.




Al igual que a un buena sevillana le gusta su traje de flamenca, o a una valenciana su traje de fallera, a mi , como madrileña, me apasiona el traje de chulapa. Veo un traje de chulapa, y me vuelvo loca. Así que , que mejor que nuestra fiesta madrileña, ya que hoy en día no nos podemos poner este traje diariamente, pues hoy 15 de Mayo,  nos ponemos el mantón de manila, un buen traje de chulapa, disfrutamos de las verbenas y nos marcamos un buen chotis bailando al ritmo del tradicional organillo y disfrutamos de la Fiesta de San Isidro. Y como buena golosa que soy, nos hinchamos a rosquillas santas en la Pradera. A mi me gustan todas, las Tontas, las Listas, las de Santa Clara . ¿Por cual empiezo?


Yo hoy para desayunar ha tocado Santa Clara y la lista. Riquísimas. 




 Esta fiesta está dedicada al santo patrono de la ciudad y a los labradores, y es una fiesta que a mi personalmente me encanta. Es también un momento importante y de orgullo para Madrid. La fiesta de  San Isidro es una ocasión ideal para visitar Madrid y descubrir su espíritu más autentico, acogedor y enérgico. Los madrileños participan a la fiesta y es muy divertido ver tanta gente con trajes de la época pasear por el casco antiguo de Madrid. Para ver a la gente con trajes de la época no sólo lo vereis en la Pradera de San Isidro, sino tambien en muchos otros lugares de Madrid. Yo un año, vi a mucha gente en el Templo de Deboh con trajes de chulapos y chulapas, y el contraste era espectacular. Que peque era mi chica cuando le hice esta foto.










El 15 de Mayo es típico visitar la ermita y beber el agua del manantial considerada curativa. Luego se suele comer al aire libre en la Pradera de San Isidro, cerca del río Manzanares, con familia y amigos. 






Durante todos los días de la Fiesta, de la semana antes el 15 de Mayo hasta la semana siguiente, se organizan numerosos eventos culturales en toda la ciudad de Madrid, conciertos, actuaciones, concursos o tan sólo se hace fiesta en bares y por las calles del centro.
Para los aficionados a la corrida o tan sólo para los visitantes más curiosos, es posible asistir a las corridas de toros en la Plaza de Toros de La Venta

Pero si queréis conocer más sobre:
 ¿Dónde tuvo su origen la ciudad? ¿Cuál fue su evolución a lo largo de los siglos? ¿Cómo llegó a ser la capital de España? ¿Quién es su patrón? ¿Dónde vivió? ¿Cómo? Todos los que se hayan hecho estas preguntas, sean madrileños o no, tienen una cita en el Museo de San Isidro. Los orígenes de Madrid, ubicado en el solar donde antes estuviera el Palacio de los Condes de Paredes. Aunque si preguntamos por él entre los vecinos, con este nombre lo más probable es que no sepan darnos muchas señas, pues el edificio es popularmente conocido como Casa de San Isidro ya que aquí estuvo la vivienda de la familia Vargas, para quien trabajó el santo, y en ella vivió y murió. A mis peques les encantó la visita, y la verdad que podemos encontrar cosas muy curiosas, no dejeis de visitarla. Además es gratuito.



De este modo, hoy podemos visitar un cuidado y moderno museo en cuyas instalaciones se han logrado integrar las zonas más importantes que se han llegado a conservar del palacio original: el Pozo del Milagro, la capilla de los siglos XVII y XVIII y el Patio renacentista. En ellas, haremos un breve recorrido por la vida de San Isidro, haciendo hincapié en aquellos aspectos más importantes del santo y en cómo ha evolucionado la forma de representarlo a lo largo de los siglos. En el resto de las salas, la exposición permanente “Orígenes de Madrid” nos guiará, a través de sus cuatro áreas, por la historia de la ciudad, desde los primeros asentamientos y pobladores hasta su consolidación como sede de la monarquía española. Una vez recorrida la parte del museo en la que se nos cuenta la historia y evolución de Madrid desde la antigüedad y a lo largo de los siglos, comenzaremos ahora la visita a aquellas salas relacionadas estrechamente con la figura del patrón madrileño San Isidro Labrador, el museo está instalado en el que fuera Palacio de los Condes de Paredes.


La primera de ellas no puede ser más característica, pues se trata de la que tiene en su interior el llamado Pozo del Milagro. Aquí es imposible contar su historia sin servirnos de la tradición popular. Se cuenta que, en cierta ocasión, el hijo de San Isidro cayó de los brazo de su madre, Santa María de la Cabeza, al pozo que hoy vemos aquí. Al no ver medio para salvarlo, el santo comenzó a rezar a la Virgen. De repente, en medio de sus oraciones, vio cómo el agua empezó a subir de nivel de tal modo que llegó al brocal del pozo y pudo así salvar al pequeño de morir ahogado. El cuerpo incorrupto de San Isidro , es decir, que sin haber embalsamado su cuerpo, éste no se ha desintegrado, aunque han pasado 800 años desde su muerte , se afirma que su cuerpo permanece en el mismo estado que en el momento de su muerte. Sólo es expuesto al público en ocasiones muy especiales . Tras ser enterrado , se afirma que resucitó en 1212, 40 años después de su muerte, para poder dar al Rey Alfonso VIII algunas indicaciones sobre cómo ganar la batalla de las Navas de Tolosa. San Isidro murió con nada mas y nada menos que 90 años, algo inusual para aquella época. Muchos milagros fueron asociados a San Isidro. Otro lugar asociado con San Isidro es La Cuadra, donde guarecían los bueyes con los que éste araba la tierra. Estos animales realizaron su tarea de arar sin que estuviera el santo. Hoy en día, una pequeña capilla marca el lugar donde se hallaba el establo. Cuando se construyo apartamentos a finales del siglo XIX, una de las habitaciones de la planta baja fue tambien conservada como el lugar donde estaba el establo. Su propietaria  , Doña María Teresa Pérez Balsera, es quien cuida personalmente el relicario durante todo el año. Sólo el 15 de Mayo , la habitación se abre al público, pero en Octubre de 2009 a los 88 años Doña María falleció, aunque actualmente se puede seguir visitando.





A disfrutar el día de San Isidro, y disfrutar de una ciudad tan maravillosa como Madrid.

Alicia.