sábado, 8 de febrero de 2014

TELEVISION E INFANCIA







El pasado 21 de Febrero de 2013, un grupo de padres y profesores se reunieron en la biblioteca del CEIP Virgen del Carmen, de Parla, en el cual pude participar, para reflexionar sobre la influencia de la Televisión en los Niños. La verdad que tuve la oportunidad de participar en este charla personalmenete como madre, y me pareció una experiencia muy positiva.

 Al finalizar la charla, se proyectó el cuento "No funciona la tele", de Glem McCoy, con la locución realizada por los niños de 2º de primaria de dicho cole, en el cual, tuvo la suerte de participar mi hija Laura con todos sus compañeros de clase. Gracias Profes, sois geniales.

Espero que os guste!!

Aquí os dejo el enlace para que podáis verlo:



Si a alguien le interesa el libro del cual se ha hecho este vídeo es el siguiente:




 Pepa León es la típica niña que pasa horas viendo televisión, sus padres no están en casa y la tele es su único entretenimiento. Su perro, Barriga, la ayudará a descubrir lo fascinante que puede ser realizar otras actividades.  Obra importante para trabajar no sólo con los niños sino también con los padres.

Ficha técnica

Comprar ¡No funciona la tele!
Ilustradores:
  Glenn McCoy 
Colección:
  Serie Amarilla Álbum. A partir de 5 años
Páginas:
  
40 

Publicación:
  24/09/2003 
ISBN:
  9788420400440 

Cuando yo era pequeña tambien había televisión, aunque esta claro que había muchos menos canales que ahora, y sólo había determinados dibujos a ciertas horas, pero en realidad, dedicábamos mas tiempo a realizar otras actividades que a ver la televisión. Yo prefería bajar a la calle con mi bocata a jugar con mis amigos del barrio, que ver la tele. También es verdad que a mi me encantaba ver los sábados por la tarde después del telediario a David el Gnomo o los domingos a la misma hora al Inspector Gadget,pero aun así, hacia muchísimas mas cosas que estar sentada delante de un televisor todo el día. Mi madre y mi padre, el cual, sólo libraba los sábados por la tarde y el domingo,  dedicaban el tiempo a estar con nosotros jugando a juegos tan simples como el parchis, la oca, los dados, el dominó, las cartas, etc... mientras comíamos unas chucherias y nos olvidábamos de ver la tele. Pero por qué hoy los padres no dedican tanto tiempo para jugar con ellos a algún juego familiar. Hoy en día no se lo que ha ocurrido, los niños si pueden estár el máximo tiempo posible delante de la televisión y los padres encantados porque así les dejan hacer las cosas que ellos quieren. Estos me parece un poco triste, y tampoco tengo porque generalizar, porque aunque considero que  la televisión puede ser educativa, pero ello no significa que tengan que estar todo el día delante de ella.
Cuántas veces hemos oído hablar del uso abusivo que hacen muchos niños de la televisión, cada vez que lo oímos decimos que vamos a mejorarlo y muchos padres tienen la intención de hacerlo, de poner unas reglas y límites para ver la televisión , pero al final, en la mayoría de los casos después de poner y explicar estas pautas a sus hijos no las cumplen.
Cuando los niños son pequeños , los padres están más pendientes de ellos y ellos no tienen la necesidad de mirar tanto la televisión, porque realmente la mayoría se divierten más jugando o haciendo otro tipo de actividades. Pero cuando ya son más independientes y no es necesario que estemos todo el rato con ellos es cuando empieza el problema.
Actualmente , en muchas casas, los padres no tienen la posibilidad de estar en casa por las tardes al finalizar el colegio, el amplio horario laboral, etc...Los niños llegan a casa después del colegio o se levantan pronto los fines de semana cuando sus padres todavía no lo han hecho y deciden poner la televisión, sin que nadie les pueda decir si es el momento o no es el momento de hacerlo, aquí no hay límite ni control, el niño puede ver lo que quiera, sin poder advertir si existe violencia en lo que está mirando.
 Las imágenes de violencia continuas en las películas o en los programas de noticias, repercuten negativamente en la agresividad de los niños llegándoles a ser insensibles al horror de la violencia. En este momento es necesario poner unas normas, ya que si no es así, la televisión se puede convertir en una mala influencia para los niños.
La televisión puede ofrecerles un mundo muy lejos de la realidad que les cree confusión y quieran imitar aquello que es inimitable, hemos de saber que los niños establecen hábitos permanentes y características emocionales, a través de la imitación y la identificación.
Pero también es importante remarcar que la televisión educa, que puede ser un poderoso instrumento de enseñanza, pueden asimilar conceptos que les entran por los sentidos de una manera rápida y fácil. 
Patricia de la Sierra, considera que la televisión bien empleada puede reforzar hábitos y potenciar valores. Los padres han de ser conscientes de estos aspectos positivos y:
  • Mirar los programas con sus hijos o estar con ellos en algunos momentos que dure la programación elegida.
  • Escoger correctamente los programas según las edades de los niños.
  • Poner límites al tiempo que se mira la televisión.
  • Apagar la televisión en los momentos de comida así como en los momentos de estudio. La televisión ha de estar encendida solo en los momentos que se quiera mirarla, no ha de ser un acompañante constante en la casa.
  • Evitar programas que puedan tener una carga de violencia innecesaria para un niño.
  • Grabar programas educativos que se elijan para verlos en cualquier momento.
Estas pautas podrán ayudar a no hacer un uso abusivo de la televisión ya que si se sabe hacer servir correctamente la televisión puede ser un gran aliado educativo.La televisión educativa hace referencia a toda emisión de programas por televisión dirigidos específicamente a potenciar la información, con objeto de mejorar el estándar cultural de la población, y optimizar los niveles educativos de determinados colectivos.