martes, 18 de marzo de 2014

CREATIVIDAD. PEQUEÑOS PINTORES.





En mi país de maravillas, !como no iba a estar rodeada de creatividad y de artistas!
El jueves ,  mientras iba a recoger a mi sobrino David al colegio, por el camino a casa , me estuvo contando entusiasmado su excursión al Museo Reina Sofía. Me pareció alucinante como un niño tan pequeño, fue capaz de explicarme el cuadro del Guernica de una forma especial, lo que transmitía ese cuadro, sus colores, etc....
Al día siguiente,  me dijo que iba a hacer una exposición con los dibujos que había hecho en su clase en la Escuela de Pintura. Me lo contó con tanta ilusión, que cómo no iba yo a estar allí viendo sus primeras creaciones. Hoy he podido disfrutar de su primera exposición guiada por él mismo, el pequeño artista.Y me ha encantado ver la cantidad de pequeños artistas que existen en mi ciudad. 












Los niños deben de descubrir un mundo lleno de colores, formas, trazos, y de imaginación. Esto lo podemos conseguir con la pintura y dibujos los cuales estimulan la comunicación, la creatividad, sensibilidad, y aumenta la capacidad de concentración y expresión de los niños.
La pintura como cualquier otro tipo de actividad es un aprendizaje que se puede enseñar a través del ejemplo. Si el niño está acostumbrado a ver a su papá o a su mamá pintando, seguramente se sentirá atraído por los pinceles, por las pinturas y lápices. Jamás debemos olvidarnos de que los niños aprenden todo por imitación.
Por ejemplo, a partir del momento que el bebé consigue sujetar un objeto en la mano, podrá empezar a hacer garabatos, a dibujar y a pintar. Es uno de los ejercicios más gratificantes para el pequeño y sus padres. 
En los libros de pintura podemos encontrar una infinidad de dibujos de flores, muñecos, animales, etc., para que los niños los coloreen, incluyendo pintura y pincel. También hay libros que incluyen espumas para que los niños aprendan nuevas técnicas, y otros incluso contienen pinturas apropiadas para que los niños pinten con sus propios dedos y manos.
Y conforme el niño vaya creciendo, es el momento ideal para comprarles materiales más variados y disponerlos en una bolsa o cajita, estableciendo así su propio material para pintura, y creando un ambiente más artístico.
Otra forma de motivar a los niños a la pintura es llevarles a visitar exposiciones de diferentes pintores. Para los más pequeños, hay museos que ofrecen visitas guiadas especialmente para niños, además de talleres y juegos. 






Dejar a los niños que desarrollen su creatividad, da igual que se manchen , se ensucien, tienen que experimentar , que disfruten, les beneficiará,


Alicia.