domingo, 16 de marzo de 2014

Con los niños en la mochila. Madrid y sus alrededores.



Con este buen tiempo lo que más apetece es pasear, que los niños corran, que disfruten del sol, y que disfruten de los lugares a los que les podamos llevar.. Ayer fue un bonito día para visitar Aranjuez. 

En Aranjuez te puedes divertir junto a tu familia.



 Algo que les llama mucho la atención a los peques cuando están en Aranjuez es el Chiquitrén, un gracioso tren que realiza un recorrido por el extenso Jardín del Principe. Se encuentra junto al punto de información turística del Palacio Real. Dentro del Jardín el Príncipe, el tren realiza dos paradas. La primera de ellas, en el Museo de Falúas Reales, donde están las embarcaciones de recreo que usaban antiguamente los monarcas para navegar por el río Tajo. La segunda , en la Casa del Labrador, al que se llega después de un impresionante paseo. Si quereis más información pincahr en el siguiente enlace CHIQUITREN.

También puedes subirte a un barco turístico acristalado para navegar por el río Tajo o coger los remos de cualquier piragua que se alquilan para ir por el río. Enlace para más información  BARCO TURISTICO ARANJUEZ
En Aranjuez podemos experimentar la sensación de volar en globo, y como los globos aerostáticos no pueden dirigirse , nunca el viaje será igual. Se despega a menos de 500 metros del Palacio Real de Aranjuez, por lo que nada mas despegar tendremos ante nuestros ojos unas espectaculares vistas. Esto me encanta, porque muchas veces estoy en las nubes, así que mejor manera de llevarles a mis peques a las nubes de Aranjuez. Os dejo en enlace por si alguién le interesaría disfrutar de un viaje en globo. ENLACE ARANJUEZ DESDE LAS NUBES.

Uno de los viajes mas bonitos, y con mas encantos y con muchos recuerdos , que he realizado a Aranjuez , ha sido con el Tren de la Fresa.Si tenéis la oportunidad de visitar Aranjuez  desde Madrid con el Tren de la Fresa, os llevará a otra época, y disfrutareis de su encanto. Más información del Tren de la Fresa en el siguiente enlace TREN DE LA FRESA

En Aranjuez , también se puede visitar los jardines que se encuentran alrededor del Palacio Real, como el Jardín de la Isla o el Jardín del Parterre. Ambos jardines se encuentran junto al Palacio Real , y son verdaderamente preciosos.
El de la Isla se llama así porque para acceder a él hay que hacerlo por un puente, ya que el río lo rodea y queda en el centro del cauce, cómo en una pequeña isla. Está situado en uno de los laterales del Palacio. Es un jardín boscoso, con muchísimos y diversos árboles y arbustos. También tiene varias esculturas y fuentes preciosas y rincones románticos donde imagino se sentarían los amantes de la época alejados de otras miradas.

El Jardín del Parterre es mucho más florido y ornamental. Su diseño es de inspiración francesa (tipo al de Versalles) y corresponde al S.XVIII. Es mucho más pequeñito que los otros y está situado en la parte trasera del Palacio Real. Este jardín era la vista que tenían las habitaciones de la Reina.


Alicia y su familia se le ocurrió entrar en el Palacio Real después de que sus peques se hartaran de corretear por sus alrededores. Nos pareció fascinantes todas esas habitaciones cargadas de encantos, de historias de reyes , príncipes y princesas, en la que el pequeño de la familia , no paraba de decir  ! Cómo mola!. Pero de repente , nos llamó la atención una puerta. Esa puerta era algo extraña, transmitía que detrás de ella habría algo fascinante y miramos a nuestro alrededor para ver  si nos vigilaba alguién, y sin dudarlo empujé aquella puerta.  De nuevo nos sorprendimos , al descubrir que me encontraba en una amplia sala, con un gran piano de cola, las paredes llenas de cuadros, y curiosamente con una mesita de cristal de tres patas, en la que había una pequeña llave de oro. Les dije a mis peques, que cogieran la pequeña llave , porque seguramente ésta abriera la pequeña puerta que había enfrente. Pero claro, Álvaro dijo, ! Pero mamá, si nosotros no podemos entrar por esa puerta! ! Somos mas grandes!. Pero claro, yo me acordé que en mi bolso, llevaba un trocito de hongo que guardaba de mis viajes,y nos haría encoger para poder conseguir atravesar la pequeña puerta de 10 centímetros.  Así que, abrimos la puerta y nos  penetramos por el pasadizo y sin dificultad llegamos al jardín de los laberintos. ! Por fin ! Cuando llegamos a él, volvimos a beber de nuestro frasquito, que yo llevaba en mi colgante , en el que ponía la etiqueta " Bébeme" , para poder volver a nuestro tamaño , y poder corretear por aquellos jardines , por sus laberintos, y encontrar nuevas curiosidades.







La tarde cayó, y el sol se iba yendo, pero nadie nos puede hacer olvidar el día tan apasionante  y llenos de sorpresas que pudimos pasar en Aranjuez.







Y ahora a descansar,

Alicia.