domingo, 9 de noviembre de 2014

Viernes de cuento. Erase una vez la Creatividad. Los miedos.


Terminó otro viernes de cuento, y no puedo más que estar super contenta con los resultados. Nuestros chicos cuando hicimos la primera asamblea , les pedimos que nos dijeran todo lo que querían o esperaban que hicieramos en nuestros viernes de cuento. Pudimos comprobar que les encantaba todo lo relacionado con el miedo , querían contar cuentos de miedo, hablar de historias,  etc.... Así que aunque Halloween se celebra en los países anglosajones , estamos comprobando que en España esta tradición está cada vez calando más ,  y aunque tengo que reconocer no soy muy asidua a Halloween, es mi opinión particular, es que en esa noche de las brujas hay muchas tradiciones españolas que deberíamos también mantener y potenciar el 31 de Octubre, pero esto es otra historia.

Pensamos que en nuestro viernes de cuento, podíamos tratar el miedo de manera lúdica, así se les va quitando importancia, se hacen explícitos y eso nos ayuda a ver que "no era para tanto".



Nuestros chicos, llegaron a la biblioteca del centro después de prepararles un pasaje terrorífico donde cada uno se expresaba con sentimientos lo que sentía hasta llegar al final de la biblioteca. Podemos comprobar que tras el pasaje todos los que tenían miedo, se sentían respaldados por aquellos compañeros que no lo tenían llevándoles de las manos. En este pasaje terrorífico, tuvimos la colaboración de nuestros pequeños hijos para poder darles pequeñitos sustos, y para ellos también ha sido una gran experiencia.






Cuando todos estábamos ya situados en la biblioteca, nos sentamos en nuestra particular alfombra para nuestra asamblea. Hoy la Asamblea son LOS MIEDOSLos miedos deben "airearse" y darles luz, deben aceptarse y atravesarse para seguir adelante.  Aprendemos qué miedos son los que tenemos y son útiles y los que no lo son y hemos de aprender a superar.
Además así hacemos licito "el miedo" como emoción, pues sobre todo en los niños, parece que les está prohibido sentirlo y aprenden a ocultarlo, esto en el futuro les puede llevar a conductas violentas y/o depresivas.



Decidimos hacer venir a nuestra asamblea al " Fantasma Comemiedos " .

Cómo se los come: primero pensamos tranquilamente en qué cosas nos dan miedo y se lo contamos a los compañeros y compañeras. Hablamos aquí de las cosas que "deben dar miedo" como miedo a las tormentas,así que el miedo sirve para algo, pero cuando le tenemos miedo a cosas que no son reales, nos hace daño. Esos son los miedos que se come el fantasma porque no los necesitamos.
Después escribimos y finalmente le regalamos nuestros miedo al fantasma que se los lleva para comérselo... descubrimos entonces que, después de regalar los miedos nos sentíamos mejor y no nos asustaban tanto. 

Una vez expuestos todos nuestros miedos ante todos , nos hemos dado cuenta que nuestros compañeros tienen miedos comunes, y donde algunos compañeros nos han explicado que tienen miedo a perder a un ser querido, que tienen miedo a las cosas que dan miedo, miedo a la oscuridad, miedo a pasar por un puente largo y debajo pase un río, miedo a lo inesperado, miedo al miedo simplemente,......



Continuando nuestro viernes de cuento , en nuestra asamblea decidimos que nuestros chic@s les apetecía contar sus experiencias de miedo, y querían contarselas a sus compañeros, esto que ellos hacen de forma tan simple , les ayuda a tener empatía con sus compañeros, ya que muchos son capaces de ponerse en su lugar y sentir lo que su compañero siente. 





Nuestra siguiente actividad fue hacer una dinámica de grupo EL TERREMOTO, donde comprobamos que siempre que juntamos chic@s , cuando se sientan en la asamblea, siempre tienden a juntarse los mas amigos, así que decidimos hacer grupos de 5 personas, y les dejamos que se juntaran ellos solos. Claro , les dimos un minuto, y los amiguisimos , estaban todos juntitos. Pero claro , llegó el terremoto, que hizo que cada una de nosotras se llevara a un integrante de cada grupo, y lo fuimos integrando en un grupo diferente donde sus compañeros le recibían con un gran abrazo, para que ese terremoto no les hiciera caer.



Ahora ya nos podíamos volver a sentar en nuestra alfombra con nuestros nuevos compañeros y empezaríamos el CUENTO LIADO. Para poder hacer el cuento liado, les pedimos que dibujaran en un papel un objeto, una persona, etc... de miedo para poder crear nuestra historia. Nuestros chicos se ponían a dibujar lo más relajado que querían, unos tumbados en la alfombra sin zapatillas, otros sentados en una silla, otros apoyados en su almohada, otros.......







Cuando teniamos todos los dibujos realizados, lo metimos en un saquito y todo oscuro fuimos cogiendo una hoja cada uno, para ver que nos tocaba relatar. Empezó uno de los chavales a contar la historia con su linterna debajo de su cara, para dar más intriga a esta historia, y así fuimos liando este cuento, que cuando llegó a su fin, sólo podiamos ver la sonrisa de estos chavales y sus aplausos, puesto que vieron que eran capaces de liar una historia sólo con un poco de imaginación.

El tiempo pasa muy rápido, sobre todo cuando estas disfrutando, y en este viernes de cuento no podían faltar nuestros particulares cuentos , que aunque no lo creamos, vuelvo a repetir, los chavales demandan que se les cuenten cuentos, porque sepan leer no significa que deban de leer siempre solo, les encanta escuchar. Cuentos que les recomendamos , que pueden comprar, intercambiar, o coger simplemente en las fantásticas bibliotecas que tenemos en nuestras ciudades.





Y para terminar el viernes, y conocer un poco nuestros sentidos, jugamos al cuento de TOCA TOCA TERRORÍFICO.




Queríamos saber hasta donde llega su sentido del tacto, y como son capaces de trabajar en grupo.

No nos dió tiempo para más, pero podemos estar satisfechos del viernes de cuento terrorífico, ya que poco a poco vamos consiguiendo muchas cosas.


Para terminar, y cómo siempre lo hacemos , hablamos sobre lo que más nos ha gustado y lo que menos de nuestro viernes de cuento, para poder mejorar o valorar aquello que no merece la pena volver a trabajar. 

Gracias todo el equipo de viernes de cuento, por poner todos sus esfuerzos e ilusiones en este gran proyecto, y que poco a poco va creciendo.

Alicia.