jueves, 8 de mayo de 2014

CON LOS NIÑOS EN LA MOCHILA. PUEBLA DE LA SIERRA



Al norte de la Comunidad de Madrid, en uno de sus rincones más bellos, se encuentra en medio de un anfiteatro rocoso, entre árboles centenarios y ríos cristalinos, la localidad serrana de Puebla de la Sierra.
Dos barreras montañosas con altitudes que oscilan entre los 1866 m. de la Tornera, los 1834 m. de Peña la Cabra y los 1350 m. del Porrejón Bajero, formado un circo llamado Sierra de la Puebla, abrazan esta bien conservada localidad y le otorgan parajes naturales privilegiados.

Puebla de la Sierra, que hoy cuenta con 108 habitantes, se sitúa a 1161 m. en un valle encajonado por el cual discurre el río de Puebla al abrigo de su frondosa vegetación. La llegada a Puebla de la Sierra desde cualquiera de sus dos entradas asombra por lo intrincado de su geografía, al tiempo que la belleza de las vistas deslumbra al visitante a medida que se acerca al pueblo. Es por ello que una visita nunca se olvida. Al contrario, lo normal en aquellas personas que lo conocen una vez es que siempre quieran volver.

A mis peques les encantó visitar este pequeño pueblo que está muy cerquita de la casita que tienen sus abuelos. En Madrid tenemos muchísimos pueblos espectaculares, y que muchas gente todavía no conoce.








Entre sus recursos, Puebla de la Sierra ofrece variedad, singularidad y belleza. En este pequeño municipio se mantiene una preocupación constante por el cuidado y rehabilitación de sus recursos, tanto en la conservación del casco urbano y sus elementos arquitectónicos singulares, como en la preservación de su entorno natural, lo que permite al visitante su disfrute a través de sus sendas, parques, priorizando siempre el respeto por el medio ambiente. En cuanto a estos excepcionales recursos naturales, Puebla de la Sierra pertenece a la comarca de la Sierra del Rincón, declarada en 2005 Reserva de la Biosfera por la UNESCO.

La Puebla de la Sierra es tierra de miel, judiones, carnes de pastos y platos típicos como las "Patatas Resecas" y, sobre todo, las "Sopas Canas", alimento de los pastores, preparado al cobijo de los "Chiveros" con leche de cabra recién ordeñada, azúcar, tocino y pan.










Ufff, que calle mas estrecha.



Que imagen mas tierna , mamá vaca y su ternerillo.




Merece especial mención la recuperación de costumbres serranas y oficios antiguos, entre los que destaca en los últimos años la construcción de un horno de leña para la elaboración artesanal de carbón vegetal, así como la fiesta del esquileo.
Buena ocasión para visitar este acogedor lugar en fiestas son los carnavales, por haber mantenido la tradicional Vaquilla y la Botarga, persona ataviada con una piel de cabra que, al ruido de cencerros, simula atemorizar a los asistentes.





Cómo llegar:

Nacional I, salida a Buitrago de Lozoya (km. 75). Atravesar Buitrago y continuar dirección Gandullas. Una vez pasado Gandullas, dirección Prádena. Nada más llegar a Prádena sale a la derecha la carretera (de montaña) a Puebla de la Sierra. Otra opción más complicada , pero espectacular , es a través de Robledillo de la Jara.



No dejéis de visitar, pueblos de Madrid,



Alicia.