jueves, 10 de abril de 2014

MUSEO DEL PRADO. MADRID.





Hace unos días, después de varios años sin visitarlo , me decidí a volver a visitar el Museo del Prado. Me entró el gusanillo después de que mi peque con tan sólo cuatro añitos fuera a visitar hace unos meses el Museo, y ver como estaba todo ilusionado y que había visto " Las Meninas". ¿Con cuatro añitos se puede disfrutar el Museo del Prado? Claro que sí, podemos llegar a sorprendernos lo que llegan a ver esos pequeños ojos en los cuadros, nos sorprenderían, son capaces de ver cosas que nosotros como adultos no llegaríamos ni a imaginar. Estas visitas con niños,  lógicamente son recomendable que sean visitadas a través de algún taller concertado con el museo adaptado a los peques.

Pues si, me decidí a volver a entrar, yo solita, a recorrer todo este museo. Siempre que voy a un museo voy siempre con alguna idea clara, ver algo en especial, y lo tenía claro, quería directamente volver a ver aquel cuadro que hacía poco habían sido visto por los ojos de mi hijo, Las Meninas. Pero, claro, yo no me acordaba de lo inmenso y laberíntico que es el Museo del Prado. En Alicia en el Pais de las Maravillas , la protagonista se mete en un jardín laberíntico, y yo claro, no podía ser menos, me metí en este Museo, que laberíntico es un poco. Menos mal que nada mas entrar, por centrarme un poco, decidí coger un plano del Museo, que podeis conseguir gratuitamente en el mostrador principal, porque yo sin ese plano no se si hubiera sido capaz de encontrar algo. !Bendito plano!.

Bueno me puse a visitar de una sala a otra hasta intentar llegar a las Meninas, en el recorrido fui encontrándome cuadros que me encantaron volver a verlos , y que me llevaron a mi época estudiantil, puesto que  volvía a recordar cuadros que estaban impresos en mis libros del colegio,  como El 3 de Mayo de 1808 (Goya), Las tres Gracias ( Rubens ), El caballero de la mano en el pecho ( El Greco ), El emperador Carlos V a caballo ( Tiziano ) , María Tudor ( Moro ) , Autorretrato ( Durero ), Las hilanderas ( Velazquez), Las Lanzas (Velázquez), Los borrachos (Velázquez), La Maja Vestida y Desnuda (Goya),  etc.... tantos y tantos cuadros conocidos.

Seguía buscando Las Meninas , mientras conseguía llegar a verlo, iba admirando las pinturas que tenía a mi alrededor. Llegué a una sala donde podía admirar pinturas de Goya, los cuales me transmitieron a una época de reyes y reinas, ambientes del pueblo, etc...  cuando sin darme cuenta entré en una sala que me impactó. Me encontré de sopetón con la pintura de Saturno devorando a su hijo, de Goya, que me dejó aterrorizada. Impresionante la sensación de miedo que me trasmitió este cuadro, y empezar a mirar a mi alrededor y encontrar cuadros de Goya de su época mas oscuras. Para mí, impresionantes y a la vez terroríficos, que le pasaría a Goya por la cabeza, para que sufriera tal cambio. Después de ver magnificos cuadros de él, y uno que me sorprendió muchísimo suyo, de la Duquesa de Alba de Tormes, que vi en la Exposición de la Fundación de la Casa de Alba, y encontrar estos cuadros completamente diferentes. Impresionante.






Después de vueltas y vueltas , iba por un gran pasillo principal , cuando según el plano , me quedaba poco para llegar a mi cuadro, y me detuve un momento , y al volver la cabeza , aluciné. Allí, al fondo, de una gran sala, se encontraba mi cuadro. Ir avanzando por esa sala, despacio hasta llegar al cuadro, fue un momento único, lleno de magia, y cuando me quedé frente a el , no podía hacer otra cosa que admirarlo. Era increible, la sensación que me hacía sentir este cuadro. Inexplicable. 
Me llamo mucho la atención, cuando en la sala eramos unos poquitos observando el cuadro, cuando se acercó un señor, y avanzando lentamente hacía el cuadro, dejó su libro en el suelo , y su gorra, y todo lo que llevaba en las manos y se puso de rodillas delante del cuadro. Me pareció espectacular, como una persona se pusiera de rodillas del cuadro como si se encontrara ante un altar dentro de un santuario, y como esa persona observaba ese cuadro por todos los rincones que podía, sin que se le escapara ni un solo detalle, algo que yo era incapaz de hacer.



Creo personalmente que , el Museo del Prado , es algo que hay que visitar y disfrutarlo, aunque sea una vez en nuestra vida, y aunque no tengamos mucha idea de pintura , podemos disfrutar  desde nuestro punto de vista  cada una de las pinturas que se encuentran en este gran museo.

Os dejo a continuación información sobre el Museo del Prado, con horarios, tarifas, exposiciones, etc....



Disfrutarlo , y seguir soñando.